[...Nos convertimos en los personajes míticos de Imilchil, pero nuestras lágrimas, en vez de un lago, formaron un mar que desbordó todo un Estrecho. Un mar en el que navegarán nuestros barquitos de papel que con sus remos toquen las puertas de todas las civilizaciones: Hércules, Tarik, Rodrigo, Boabdil, Cervantes, Lorca, llegando a Goytisolo y al caricaturista árabe Naji Al Alí... Dudaste alguna vez de que Handala podría dar cara al mundo... que no aceptaría ver tanta tragedia, porque ésta no se detendría.]

4/4/05

El consistorio expedienta al santón de Baza por ruidos

El controvertido Santero no podrá dar más campanadas si no cesa la emisión de música para marcar las horas. Sus vecinos lo denuncian

El santero de Baza se expone a una sanción municipal si no cesa la emisión a todo volumen de melodías desde su campanario para marcar las horas, actividad sin autorización y denunciada por sus propios vecinos

Los vecinos del Barrio del Ángel de Baza han denunciado a Esteban Sánchez, el controvertido curandero de las Cuevas que ha decidido dar otra campanada. Concretamente, una cada 15 minutos, acompañada de una melodía a todo volumen de 10 segundos y otra cada hora con otra melodía que dura 58 segundos.

Este repetitivo repiqueteo de campanas y el alto volumen de la música con las que “el santero” marca los cuartos y las horas ha terminado por exasperar a sus vecinos, que lo han denunciado ante la Policía Local por las graves molestias que les causa la reproducción de estas melodías durante todo el día.

Los agentes municipales acudieron al lugar de los hechos para apercibir al curandero para que se abstuviera de emitir música a tan alto volumen. Pero Esteban Sánchez, que atiende a decenas de fieles desde la ermita levantada por el mismo en las Cuevas de Baza, contestó que “no pensaba quitar las campanas”, y así lo firmo en la denuncia interpuesta por la vecindad.

La Policía local remitió la denuncia al Ayuntamiento, haciendo constar la negativa rotunda del santero ante los agentes, que también dan fe de “la instalación de un campanario en la vivienda del denunciado que emite melodías de alto nivel de 10 sgundos para los cuartos y 58 segundos para las horas”, según pudieron comprobar los agentes sonómetro en mano.

La denuncia ha llegado hasta el Ayuntamiento, que ante la carencia de licencia alguna para el funcionamiento de tales equipos de sonido ni la emisión de música al exterior, ha decidido abrir expediente sancionador a Esteban Sánchez, ateniéndose a lo dispuesto en el artículo 43 y 52 del Reglamento de Protección contra la contaminación acústica de Andalucía, que autoriza al cese de actividades ruidosas en la vía pública. Aunque, por el momento, Esteban Sánchez sigue dando las campanadas.

Al son de la hora
No sólo los vecinos de este personaje escuchan el sonido de las campanadas y la música que marcan cada cuarto y cada hora. Aunque son los residenes en el barrio del Ángel los que han decidido denunciarle, lo cierto es que el son de la hora del santero se escucha en todo el municipio.

Un santero con clientela sólo foránea

El santero de Baza no es profeta en su tierra. Atiende a decenas de personas cada día, pero la gran mayoría de sus clientes acuden desde fuera de Baza. Sus “fieles” proceden de Murcia, Almería y de otras provincias levantinas. Y es que este personaje no está muy bien visto en su pueblo natal. Las malas lenguas dicen que “lo que tiene montando es un gran negocio”. El santero, dicen sus vecinos, pide la voluntad por sus servicios pero “no admite monedas” y “exhibe ante sus adeptos una bandeja con billetes de no menos de 30 euros”. Lo cierto es que Esteban Sánchez ha construido en las Cuevas dos lujosos “santuarios”, con sendos campanarios, y a su romería acuden miles de fieles •

El consistorio lo sancionará con 300 euros

La Comisión de Gobernación decidirá la semana próxima la cuantía económica con la que se sanciona a Esteban Sánchez, por la infracción de emitir sin autorización música al exterior desde su campanario, levantado por otra parte sin licencia ninguna. La multa puede oscilar entre los 300 y los 6.000 euros, aunque se aplicará la mínima.

El informe técnico propone el cese de estas actividades, puesto que el denunciado ya ha sido advertido por la policía de que puede ser sancionado en base a la denuncia que contra él han interpuesto los vecinos, una vez comprobadas las molestias que causan las campanadas y la música que emite a unos niveles no permitidos por la normativa. • l.m.u.